lunes, 31 de agosto de 2009

Air


Despierta y respira


Párate 15 segundos y recuerda lo que has soñado, intenta guardarlo en tu memoria y levántate.


Dúchate en 15 minutos, 20 si no tienes prisa.


Vístete y arréglate el pelo.


Coge los libros, bolso, apuntes, papel , lápiz o nada…lo que toque ese día.


Sal a la calle y vuelve a respirar siendo consciente de que esa bocanada será más importante de lo que tú jamás podrás imaginar.


Pues pocas veces podrás respirar sin correr el riesgo de ahogarte.


Sólo las noches de frío, las mañanas tibias y las tardes calurosas en las que el viento sopla con fuerza.


Así que cuando puedas respira y guarda para ti ese aire que te hará falta más adelante.

1 comentario:

Guri Ophelia[c] dijo...

Respira.

Se te ha olvidado hablar.

¿Quién eres?