miércoles, 11 de marzo de 2009

...

No llorabas, pero querías hacerlo…al menos eso me pareció, mirabas hacia otro lado, evitándome, no lo reprocho, probablemente yo hubiera hecho lo mismo.


Fue una despedida incomoda


un "adiós" entre dientes


para variar...un error mío




Por suerte...terminó siendo un "hasta luego"

2 comentarios:

Guri dijo...

Errores.

El mundo está sembrados de ellos, e, incómodos, en sus crisálidas, empiezan a florecer.

Cada uno recoge lo que siembra; pero esta vez la cosecha tiene ojos, voz y piernas.

Salvese quien pueda.

sueño de cristal dijo...

la chica morena me recuerda levemente a la chica guapa del vagón 51...