martes, 23 de junio de 2009

Oliendo el mar


Ya huele completamente a libertad…ya no es sospecha es realidad…aire con olor a sal.


Pero por si acaso se me olvidaba…el viento me sigue trayendo el olor de la ciudad, sin sal, sin humedad, oprimiendo.


Quizás cualquier otro día hubiese entrado en razón y no me hubiese dejado llevar…pero hoy cualquier cosa que quede a más de 100metros de mí…no existirá


…así debe ser.


Hoy sólo existe el mar.

---------------------------------






No quiero…

No quiero seguir siendo la idiota

pero tampoco ser la mala.
Hechos incompatibles por lo que parece.

Que miro y no sé…

Ni lo que quiero

Ni lo que soy

Ni siquiera lo que hay enfrente…


Por hacerme tanto la sorda olvidé oír…


Las palabras nunca se me han dado bien…


Y sé mirar pero no ver…


No quiero más luces, ni más sonidos, ni más preguntas…

.
Sólo un eco sordo…y el sonido de las olas y las burbujas encima de mi cabeza

4 comentarios:

k@T dijo...

Aún en la más honda de las tinieblas...no sigue el olor de la canela del té y el de el último beso que siempre sabe a amargo.

Tanto lo dulce como lo amargo...el sándalo y la cicuta, nos visten para siempre...pero es bonito que hoy solo huela a mar.

Ove dijo...

Ove se presenta^^[Mar (L)]

A su servicio.

Besos =)

Total Parcial dijo...

el mar, el mar guarda todos mis secretos*

gracias por pasarte, te sigo leyendo :)*

besosdulces*

Eme dijo...

yo soy la del comentario de arriba, es que estoy abriendo un nuevo blog y me he confundido de perfil XD, bienvenida a los dos :)